martes, octubre 24, 2006

SALA CUNA



A las 06:00 de la mañana estaba abriendo el sifón para darme aquella ducha que marca la diferencia entre el día y la noche, entre el sueño y la lucidez. Se trataba de un día especial, un nuevo día de aquellos que se me caen encima desde que nació mi primogénita.

Hoy fue uno de esos. Un nuevo proceso de esta nueva vida. Me encontraba untando una tostada con mantequilla cuando vi caer un par de lágrimas sobre las mejillas de mi bien amada. De pronto un par se transformaron en un mar surcando su rostro enrojecido, haciendo un cuadro perfecto con aquella voz trémula que emerge en el cultivo de la tristeza.

Minutos después dejábamos a nuestra hija al cuidado de profesionales en una sala cuna. Debo confesar que jugué al macho recio, al hombre que llamaba a la cordura y entraba en razón para morigerar esa carga a su bien amada. Pero en el fondo estaba igual de apenado.

Me preguntaba si era miedo y me respondí que sí. Incertidumbre, también. Pero más aún, se trata de una nueva sensación culposa y amor traicionado. Como si por el hecho de dejarla en ese lugar estaríamos fallándole profundamente. Un pequeño consuelo es refrescar la memoria y recordar que la gran mayoría de los entes laburantes debe pasar por esto. Puede sonar ridículo en comparación con otras temáticas de alta carga emocional, pero sin lugar a dudas existe.

Extraño sentimiento. Aún recuerdo las tajantes palabras de ambos durante el embarazo que hablaban de la responsabilidad en el trabajo y que no era atendible el engañar al sistema para estar más tiempo con un hijo que recién nacía. Hoy me trago mis palabras y clamo por un nuevo trato. Un sistema más humano que comprenda que en si mismo está creado para nuestro bienestar y no para formar clones destinados a generación de dinero destetándolos cuando no es debido. Sencillamente, propongo un mínimo de 6 meses de permiso social para que las madres puedan amamantar tranquilas y sus crías aprovechen el beneficio natural de la leche materna. ¿Razonable no?

Me pregunto nuevamente: si tal fue mi dolor al dejar a mi hija con gente preparada para ello, ¿Cuál habría sido ese dolor ante una situación de verdadero cuidado?. Aún no tengo una certera respuesta, lo que si percibo es que hay que prepararse para una situación de envergadura, venga esta o no.

Curiosamente, en mi cabeza ha estado dando vueltas el recuerdo del malparido que dejó deforme y gravemente herido a su hijo de dos meses producto de los golpes que le propinó. Antenoche viendo el noticiario pensé que lo mejor sería que el pequeño falleciera y dejara de sufrir de una buena vez. Por suerte, así sucedió. Si antes de ser padre no perdonaba un acto como ese, creo que hoy voto a favor de una cadena perpetua sin beneficios al no contar con una pena de muerte.

En fin, tengo rabia con esa parte del mundo, se siente más cerca por esta nueva situación emocional. En resumen, mi hija bebió 40 ml de leche materna en la mamila que detesta. Las parvularias señalaron que fue un buen día para ella. Su madre, mi bien amada, fue calmándose en el transcurso del día. A mediodía la retiró del lugar. Ahora duerme plácidamente.

18 Comments:

At 9:31 p. m., Blogger fgiucich said...

Así es la vida y no hay vueltas que darle. Abrazos.

 
At 2:23 a. m., Blogger palabraserrantes said...

Ah qué duro Emilio!!!!! Qué joder con este sistema!!!! No puede ser que pelotudeen en los congresos y no contemplen más que los mezquinos intereses que siempre dejan de lado la vida!

Qué decirte? Un abrazo inmenso a ambos. Saber que al mediodía ya estaba con su madre por lo menos fue reconfortante.

Por cierto, gracias por regalanos esas bellas de fotos de Rosario!

 
At 2:42 p. m., Blogger Clo said...

yo sabìa, nadie se puede hacer el rudo con una criatura tan indefensa..... cuando en algún cumplex comentamos el tema me dije a mi misma: misma vamos a ver si es tan asi la weaitaaaaaaa.
Pobre Moooonaaaaaa.......

 
At 11:57 p. m., Blogger paloma said...

Me conmovió profundamente tu relato; quienes somos padres y madres lo entendemos; hoy mismo conversaba eso con mi madre, pues me encuentro al otro lado de esta situación... hace casi tres años debí dejar a mi recién nacido bebé en una sala cuna, mi dolor fue tan grande (o quizas culpa como bien lo dices)que simplemente decidí cuidarlo a él, renunciando a mi trabajo y mis responsabilidades que me impedían estar a su lado. No digo que sea así en todos los casos; no siempre se puede optar. Pero mi niño ya cumplió tres años y debo reconocer que es la mejor decisión que pude tomar; gracias a mi profesión pude encontrar la manera de trabajar cerca de mi hijo; obviamente lo económico cambia un poco; pero lo vale!.
Saludos
Paloma
pd: Gracias por visitar mi blog
Un gusto :)

 
At 1:24 a. m., Blogger Paitoca said...

6 meses... un año quizás, que pena tener que perderse el crecimiento de los hijos... pero es imposible qudarse en casa, no?... eso también juega en contra, solución?, creo que tener la espectacular suerte de encontrar un trabajo de media jornada... sería ideal.

Saludos, cuide mucho de su monita chica.

Un abrazo,

Pame.

Ps1: sí, esta vez me decidí por algo más positivo... a pesar que estos días han sido algo oscuros, logré hacer relucir algo de optimismo.

Ps2: en un par de semanas seremos vecinos, me mudo a Ñuñoa... :)

 
At 1:30 p. m., Blogger ANIMITA said...

Felicidades por tu hija!!

Estar en la casa es una lata y tener que dejar a los niños por una jornada laboral también lo es, quizás luego de los seis meses sería bueno retomar el trabajo con media jornada, así sería más llevadero. Creo que si no se trabaja con armonía repercute en todos los ámbitos de la vida y es bastante obvio en el caso que planteas.

Besos paranormales.

 
At 8:43 a. m., Blogger Siempre Yop said...

mi querido emilio, que sentimiento mas terrible cuando se deja algo que es tan tuyo al cuidado de otros, tenga paciencia el dolor pasara, lo que no debe quitarse jamas es su preocupacion por sus mujeres, suerte y apoyo la mocion, algun dia sere madre dicen por ahi,
ni hablar del infeliz que maltrato a ese bebe, me pone de mal genio, me da mucha rabia y mucha pena, ni un animal deja a alguien en ese estado, en realidad en este caso no se a cual de los dos debo llamar animal si a un perro o al padre aquel,


saludos y a tener paciencia....

 
At 8:34 p. m., Blogger Jim™ said...

que notable tu forma de relatar. Y a la vez que dificil situacion.

Nada más que suerte,

Saludos Totales!


jim

 
At 6:10 p. m., Anonymous Anónimo said...

Ser papá y mamá... A la fresca! -diria mi abuela- Son muchos sentimientos los que se mueven y hay que tener mucho valor frente a este tipo de momentos...
Coincido con lo de la licencia para la mujer... pero me parece que estaria bien también que el padere aunque no de el pecho también pueda disfrutar de los primeros meses de vida de su hijo/a.
Conozco varios casos de mentiras al sistema por un hijo... Lo valemos ;);););)

Un abrazo Señor Emilio al ritmo de "I Don´t Feel Like Dancin" de Scissor Sisters!

 
At 2:59 p. m., Anonymous araña said...

No soy madre, pero creo que este tipo de situaciones siempre son dificiles, la primera vez que dejan a sus nenes solitos en manos ajenas .. uff, o la primera vez que se caen, o la primera vez que hay que retarlos por algo ... siempre es fuerte, ese sentimiento de obligación y culpa .. debe ser angustiante, pero pasa soltando algunas lágrimas y teniendo a tu a mor cerca pasa... como todo en esta vida.
Un abrazo y fuerza de toro para resistir los cambios y pruebas que te da esta nueva vida ...

 
At 8:24 p. m., Blogger . said...

Quédese tranquilo mientras su bebé esté en manos capaces, el tiempo lejos...probablemente le duele más a los papás cuando las guaguitas son tan chiquitas, no digo que no se den cuenta, pero están ocupadas gozando el mundo que recién conocen y saben muy bien cuando se reencuentras con sus papis y siguen felices como lombrices.
Si es bastanta terrible que la mayoría de las personas vean coartadas su capacidad de creación (no hay creación más grande que un hijo) por la misma necesidad de mantenerlas. Ahí se ven las prioridades de nuestra sociedad.
Muchos saludos a usted y su bella familia.

 
At 8:56 p. m., Blogger Orquidea susurrante said...

Ya se que suena horrible, y que es el trauma de cada padre y madre... pero si de algo sirve esto de consuelo, Ella, por la que lloran, no se acordara mas de este evento y si, siempre tendra en su sonrisa el amor de sus padres. Suerte para la vida y fuerza para poderle dar todo el amor a esta pequena!

 
At 9:15 a. m., Blogger la petite genie said...

Espero que tu bebe siga creciendo y que puedas disfrutar al maximo estos años en que son los más divertidos y bellos del mundo.
Que estés bien.
Chau.
Al parecer tu tb estas medio desaparecido....vuelve :)

 
At 9:28 p. m., Blogger Agneshka said...

uyyy,
esos sentimientos.
cuando pienso en la crianza de una hija o hijo, me da escalofrios pensar dejarla/o en una sala cuna en que otros cuiden de el o ella, que vean los primeros pasos o escuchen las primeras palabras antés que una.
espero poder tener solucionados esos aspectos de mi vida antes de tener un hijo o hija.
Y la media jornada para las mujeres con sueldos que no sean para la risa no es una pataleta es una necesidad social.

 
At 5:24 p. m., Blogger Torseus said...

No hay como hogar dulce hogar, más para un bebé... y que bien describes tus sentimientos por tu familia Emilio, te envidio.

Pase a saludar, cuidec.

Saludos!!!

 
At 9:00 p. m., Blogger Pilar said...

Querido amigo, cuando a veces me quejo por tener que andar todo el día con mis dos princesas perpetuamente parlantes para todos lados, recuerdo a modo de agradecimientos eternos a Dios por este privilegio, porqué imagino la tristeza de ustedes y se que no ha de ser nada facil.
Pero como tu bien dices, es una nueva situación emocional y como tal con tiempo van a poder ir controlandola mejor.
Ánimo y confianza en que las tías van a cuidar bien a la bella Rosario Amanda (maravilloso nombre!!).

Cariños a los 3, hasta pronto!!

 
At 2:03 p. m., Blogger Kadannek said...

Nunca estaremos satisfechos con los sistemas.
Los disque "representantes" que tenemos son peligrosos, pues ellos deciden por nosotros, y no necesariamente Proyectaran nuestras necesidades y pensamientos.(de hehco, se puede decir que no lo hacen)... Vos proponeis 6 meses, yo propongo 1 año...imaginaos.. sólo un mísero año, en que podéis disfrutar de vuestro bebé como se debe. Muchos dirán que es mucho, pero dense cuenta lo poco que es.

También vi el noticiero y prefería que el chiquito falleciera. y también estoy de acuerdo con cadena perpetua para esos entes desquiciados, no acepto pretextos, ni excusas, ni que me vengan con que se puede salvar porque tiene problemas mentales..por supuesto que los tienen! son unos depravados sin criterio, sub cerebro, sin alma. y además "Son PELIGROSOS".

Lo importante mi estimado, es que vuetsra pequeña esté bien. La tenéis viva, pensad en eso, podría haber sido peor.
Os mando un tremendo abrazo, para vos y vuetsra esposa, muchas bendiciones para vuetsra chikita. Las cosas saldrán bien, están vosotros que la amáis y cuidáis.

 
At 7:10 p. m., Blogger Chi_k said...

UFF!!! no sabes como te entiendo y no sabes lo que me alegra saber que no soy solo yo la que teme por esas cosas....en 2 semanas debo dejar a mi hijo de 1 año y 7 meses a cargo de una sala cuna......no duermo desde que lo supe...pienso todo el tiempo en si es correcto o no.....uff!!!

pasa por mi blog por fa!!!!
http://www.morphia-s-waltz.blogspot.com

 

Publicar un comentario

<< Inicio